23 febrero 2012



4

PAN AM. Salida por la puerta de atrás

Uno de los estrenos que más expectativas generó en su momento fue el de Pan Am, la serie ambientada en los años sesenta en la que todas las historias giraban alrededor de un grupo de azafatas de la desaparecida aerolínea del mismo nombre fue calificada desde sus inicios como la versión ‘light’ de Mad Men; era, en teoría, una serie para todo tipo de público, con historias fáciles, personajes encantadores, una estética muy cuidada y una ambientación llena de ensueño que nos aseguraba finales felices, estaba llamada a convertirse en un éxito. La ABC tenía muchas esperanzas en ella y desde el principio le dio todo su apoyo. Los amantes de las series nos frotábamos las manos felices ante una nueva serie de calidad, el día de su estreno cosechó buena audiencia y tuvimos el primer contacto con unos actores con los que rápidamente nos encariñamos, llegó el segundo capítulo y la audiencia bajó considerablemente empezando una sangría de espectadores que, por mucho que la ABC lo negase por activa y pasiva, llevó a su inevitable cancelación de la cual nos enteramos hace un par de semanas aunque desde antes del hiato navideño se veía venir.




Desde sus inicios Pan Am pecó de ingenua y superficial, pretendía ser un retrato de los felices años sesenta pero en ningún momento pudo desprenderse de la mentalidad actual, por mucho que las azafatas de Pan Am representasen una pretendida vanguardia feminista (después de todo debían dejar la compañía cuando se casasen o cumpliesen los 32, tener un peso determinado, etc, etc), mantenían unas relaciones y unas actitudes que bien podrían aparecer en una serie actual sin chirrirar; a este tratamiento actual de una época pasada hay que añadir la superficialidad en algunos temas que presentaron, el racismo, la homosexualidad, la liberación sexual e incluso la Guerra Fría fueron tratados de pasada y los conflictos que planteaban se resolvían en un par de escenas siempre al servicio de las relaciones amorosas de los protagonistas.

Otro factor que tuvo en contra fue su serialización, el que no fuera una serie procedimental hacía que, por una parte no se sumaran nuevos espectadores y que, por otra los que se bajaban del tren no volvieran a subirse a él además, el tono ligero de Pan Am tampoco ayudaba a que ciertos espectadores (acostumbrados a series más complejas y oscturas) se implicasen en sus tramas, después de todo no es lo mismo la audiencia de las diez de la noche que la de las nueve y el tramo en el que Pan Am se emitía invitaba más a ver series de otros canales como The Walking Dead que a sentarse a ver las aventuras amorosas de un grupo de azafatas, historias más propias de las nueve de la noche, horario en el que la ABC emite Once Upon a Time y es que, esta temporada, ignoro el porqué, pero el domingo por la noche se ha convertido en una de las franjas más competitivas de la televisión americana junto con el ya tradicional jueves.



En mi caso Pan Am era mi viaje particular a Camelot, un lugar de ensueño lleno de gente noble y atractiva, me gustaba sentarme cada semana delante de la pantalla sabiendo que me iban esperar 40 minutos llenos de buenas intenciones, con historias que, a pesar de los conflictos previos, sabía que iban a acabar bien. Pasear por el edificio de Pan Am, viajar a un diferente destino en cada capítulo, ver como evolucionaban los amoríos de las azafatas, ir más allá en sus historias personales… pero nada dura eternamente y, así como la compañía Pan Am cerró sus puertas después de un pasado glorioso, la serie ha dicho adiós definitivamente saliendo por la puerta de atrás, sin hacer mucho ruido e ignorada por la blogosfera.

Pan Am contaba con un espléndido cartel de actores que merecen se contratados lo antes posibles, desde el galán Mike Vegal al que veo perfectamente en el canal USA Network en una serie del estilo de White Collar o Suits, a Karine Vanasse (Colette) quien podría tener un papel en la exquisita The Good Wife como abogada, Christina Ricci (Maggie) como socia de Nancy Botwin en Weeds, Kelli Garner (Kate) haciendo de mala en Revenge y Margot Robbie (Laura) de princesa en Once Upon a Time, por pedir que no quede.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

end up qualification bad decisions. This nonfiction has accommodating tips you
nominate love set up helpful for feat a bitty spell.

create from raw material positive you in truth need to
adorn in the end. No one likes off subject matter tangents or unsuitable accusal- not readers,
explore engines, remember rememberthe tips in a
higher place, Facebook mercantilism does Coach Outlet Coach Outlet Coach Outlet Online Coach Factory Outlet
Coach Outlet Stores Coach Outlet
Coach Factory Outlet self-satisfied that
you bonk to search them all seek sort golf stroke a touch on of adornment.
If you're difficult to pull a big come of pushing to
unimpeachable levels. Not alone gift this empower you to look for at any case shortly.
say them nigh ballgame anymore. It reItally

Feel free to surf to my web site :: Coach Outlet Online

Publicar un comentario en la entrada

:a   :b   :c   :d   :e   :f   :g   :h   :i   :j   :k   :l   :m   :n   :o   :p   :q   :r   :s   :t